ACTUALIDAD


Curiosidades: una monografía

30 oktober 2018

Un corazón abierto, un secreto revelado. El artista francés no deja de sorprendernos. Esta vez, nos presenta sus memorias en un libro de artista, en el que enseña los pilares esenciales de su trabajo.

La obra es la intimidad del artista. Allí se revelan sus recuerdos más profundos, los anhelos que hieren, la felicidad espontánea y desmedida. Pocos han tenido el placer de ver alguna vez a Benjamin Lacombe. Sin embargo, sus más de dos millones de libros vendidos en el mundo, delatan un universo compartido, una voz pictórica capaz de conectar con la gente a pesar del tiempo y la distancia.

¿Dónde radica ese poder de seducción que deshace las fronteras? En Curiosidades podemos intuir la respuesta. Lo más sencillo sería definirlo como un libro de artista que resume quince años de carrera o como una monografía sobre uno de los ilustradores más importantes de la actualidad. Sin embargo, va —como su autor— mucho más allá. Benjamin se desnuda ante el lector en un acto de generosidad que lo deja absolutamente vulnerable. En esas páginas está la llave de su mente creativa, la clave de la fascinación que ejerce entre su público. Sin embargo, a diferencia de la magia, donde los trucos revelados conducen a la decepción y el desengaño; aquí la visión sobre el artista sale fortalecida. Se descubren nuevos matices, se encuentran patrones temáticos y la mirada se reorienta hacia una lectura más profunda, pues hay verdad en cada línea y referencia.

Curiosidades se inicia con dos prefacios. El primero es de Sébastien Perez, con quien ha escrito varios proyectos, entre los que destacan El herbario de las hadas, Los superhéroes odian las alcachofas y Frida. El segundo, titulado «Nada común» es una reflexión de Françoise Mateu, directora editorial de Seuil, sobre los inicios del artista hasta la actualidad. Una mirada humana y profesional donde se descubre cómo, desde la publicación de su primer álbum, Benjamin cautivó por su carácter perseverante, apasionado y polifacético.

El libro se divide en seis capítulo, cuyos temas sostienen y dan coherencia al trabajo de Lacombe: Infancia, Memorias, Cuentos, Naturaleza, Asia, Sombras, Historia y Rarezas. Cada uno es precedido por un texto del autor, al que le sigue una selección de ilustraciones, fotografías y bocetos tanto de sus obras como de eventos y campañas gráficas. Su voz es directa, cercana, íntima: «Mi infancia, con sus recuerdos felices y dolorosos, ha dado pie a los proyectos que más éxito han cosechado. Vuelvo a ella una y otra vez, es una tendencia involuntaria. (…) Es una frontera delicada, frágil y difícil de captar» ; «A lo largo de los años se ha considerado que mi obra es oscura, gótica. (…) Sin embargo no es una parte predominante. No es que intente restar importancia a esa faceta de mi trabajo, que no me avergüenza en lo absoluto, sino que considero que la sombra es, sencillamente, parte de un todo: (…) hace falta la sombra para que brille la luz».

La luz y la sombra, el escenario, el telón. Benjamin Lacombe nos invita, en esta obra, a un diálogo cercano, fluido y humilde para conocer los relatos que dan originalidad a su voz. Con este fin nos toma de la mano y nos conduce por palabras e imágenes, ideas y emociones de quince años de profesión. Lo curioso sería no seguirlo.